domingo, 28 de octubre de 2018

EL TRIANGULO DE LAS BERMUDAS

OTRO CLÁSICO CON UNA GRAN CANTIDAD DE INFORMACIÓN ACERCA DE LOS AVIONES Y BARCOS DESAPARECIDOS EN ESTE MISTERIOSO TRIANGULO
Autor: Berlitz Charles

Charles Berlitz fue un novelista americano a quien le fascinaban los temas de desapariciones misteriosas como la Atlántida o el Triángulo de las Bermudas, pero no era en absoluto un necio.
Este señor fue nieto del del fundador de las academias de enseñanza de idiomas Berlitz Language Schools y hablaba treinta y dos idiomas. Se graduó  magna cum laude en la Universidad de Yale y estuvo trece años en el ejército de Estados Unidos, principalmente en la rama de espionaje. Por lo que respecta a su educación y su inteligencia, estaban sobradamente confirmadas.
triángulo de las bermudas
Con la publicación de sus libros durante los años 70 dio pie a una gran fiebre por el Triángulo de las Bermudas con numerosas publicaciones a favor de las desapariciones por causas extrañas o bien probando las desapariciones de forma científica, así como un sin fin de documentales y películas sobre el tema. Se puede decir que fue el responsable de abrir la caja de Pandora.
En concreto los libros a los que me refiero son “El Triángulo de las Bermudas” y “Sin Rastro”. En estos dos libros trata el tema de las desapariciones de embarcaciones y aviones. En el primero en concreto nos cuenta como una escuadra de cinco cazabombarderos de la Marina Estadounidense desaparece junto con un aparato de salvamento durante una misión rutinaria de entrenamiento, un barco es hallado en alta mar sin rastro alguno de sus pasajeros ni tripulantes, y un barco sumergido que emerge de su tumba bajo el mar.
triángulo de las bermudas 3
Estas desapariciones inexplicables no forman el escenario para una película de ciencia ficción, sino que son sucesos recopilados de uno de los grandes misterios aún no resueltos de nuestro tiempo, el Triángulo de las Bermudas.
Posteriormente en el libro “Sin Rastro” continuó con el tema, con la recopilación de más información sobre el tema que le llegó tras la publicación del primer libro de lectores que habían vivido experiencias extrañas en la zona del Triángulo de las Bermudas y que no se habían atrevido a contarlas por temor al ridículo y a no ser creídas.


jueves, 25 de octubre de 2018

ANÁLISIS DEL PERSONAJE Y TIPOLOGÍA DE LEYENDAS DE NAHUALES EN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DEL SUR DEL DISTRITO FEDERAL.

Las leyendas sobre Nahuales en el  poblado de San Jerónimo Miacatlan en Milpa Alta siguen vivas, están arraigadas y las conocemos a través de la tradición oral. Alejandra Sánchez las escuchaba desde que tenía siete años en casa de su abuela y asegura que siguen vigentes en la zona sur de la Ciudad de México.
Originaria de Milpa Alta, de una familia humilde y trabajadora; su  padre es economista dedicado a la docencia y su mamá  al  hogar y el campo, de ella aprendió a sembrar el nopal: “nos  levantábamos a las cuatro de la mañana para llevar a vender los nopales a la Central de Abastos”. Al regresar a casa de su abuela  le gustaba escuchar sus historias, “la que más recuerdo es una historia de cómo llegó el agua a Milpa Alta”.
Es así como Doña Ale, su abuelita de 93 años, de gran memoria y calidez, se convirtió en la inspiración y  protagonista del trabajo de tesis de Alejandra Sánchez,  por el cual obtuvo el título de Licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM, con mención honorífica. Estudió la figura de los nahuales en las narraciones orales tradicionales, en su investigación reunió una serie de relatos que permiten conocer el fenómeno y darse cuenta que está vigente en la comunidad: “al entrevistar a los vecinos encontré que apenas hace seis meses conocían de un caso de Nahuales”.
Eligió el tema porque no se ha hablado mucho de él, pero sobre todo por la consigna de su abuela: “te la voy a contar pero me la vas a traer escrita, te lo cuento a ti para que tú se lo cuentes a alguien más”.
En su trabajo de investigación, clasificó las leyendas y menciona las características, en  la región los nahuales son: perro, burro, caballo y toro. Algunos cuentan que hacen un pacto con el diablo en el cerro, pero otros dicen que si alguien en la familia ya fue Nahual pueden heredar estas habilidades. También se dice que algunas personas buscan quién les enseñe a ser Nahual.
Alejandra es mamá de 3 varones: Chimal, Ehécatl y Xocoyotzin, de quienes quiere ser ejemplo: “quiero que ellos vean lo que yo vi con mis padres, mi papá me enseñó que las cosas se ganan en la medida como lo trabajes, y si no van a hacer lo mismo que yo, que no es lo que quiero, al menos sembrarles la semillita”.

DESCARGAR

domingo, 30 de septiembre de 2018

ETNOANATOMIA Y PARTONOMIA DEL CUERO HUMANO EN SUMERIO Y ACADIO

                                                 EL LEXICO UGU-MU

TESIS DOCTORAL UPF/ANY 2009
MARIA ERICA COUTO FERREIRA


DESCARGA PDF:    https://app.box.com/s/md0urgcyafyjcequfgd23vwcjfzfy1by

jueves, 23 de agosto de 2018

¿HAY ALGUIEN AHÍ? LO QUE LA CIENCIA SABE, LO QUE LA CIENCIA IGNORA, LO QUE LA CIENCIA FICCIÓN IMAGINA. AUTOR: ISAAC ASIMOV



INTRODUCCIÓN

Es bien sabido que soy un escritor de ciencia-ficción. También se sabe que soy miembro de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston. En consecuencia, es natural que a menudo se me pregunte qué opinan mis colegas del hecho de escribir obras de ciencia-ficción.

Tal vez quien tal pregunte tenga la impresión de que tropiezo con ceños fruncidos y miradas desaprobadoras; que mi camino se halla erizado de espinos sobre los que yo ando descalzo, y que mi carrera profesional se ve obstaculizada y desviada.

Para mí resulta un poco desalentador tener que negar el drama, pero lo cierto es que mi vida profesional no es dura. Algunos colegas míos ignoran que escribo ciencia-ficción, y no creo que les importase el saberlo. Otros están enterados de ello, y lo consideran simplemente como otra idiosincrasia académica. Algunos son apasionados lectores de tales novelas y leen a menudo las mías..., espero que complacidos. Y unos cuantos, por el cielo, también son escritores de ciencia- ficción.

Esto no quiere decir que no hubiese una época en que yo mismo me pregunté si resultarían compatibles una carrera académica y una reputación como autor de ciencia-ficción.
La posibilidad me asaltó con toda su fuerza en junio de 1949, cuando tuvieron lugar dos acontecimientos. Primero, estaba a punto de ingresar en la Facultad. Segundo, acababa de vender mi primer relato de ciencia-ficción a « Doubleday y Compañía» , e iba a aparecer como un « libro regular» .

Llevaba once años escribiendo narraciones de ciencia-ficción para las publicaciones y revistas del género, pero siempre había pensado que se trataba de un oscuro ejercicio del que se derivaba un secreto entre los exóticos aficionados a esa literatura y yo. Sin embargo, un libro era diferente, porque no podía mantenerlo en secreto.
Afortunadamente, no me hallaba inmerso en ningún dilema, ni me veía acosado por ninguna incertidumbre. Desde muy temprana edad supe que me gustaba escribir y también que, si algún día me veía obligado a escoger entre la literatura y otra profesión elegiría la primera. (Conocer por anticipado el curso de acción personal a emprender, procura una gran paz mental, y a esto atribuyo yo estar libre de úlceras a pesar de un estilo de vida compuesto casi exclusivamente de titulares).

Por tanto, no veía la necesidad de actuar con vacilación. Si alguna vez tenía que enfrentarme con una elección, era ahora. Y así, le pedí una entrevista al decano.
—Señor —le comuniqué cortés, pero firmemente—, como ya sabe, soy el nuevo instructor de Bioquímica. Sin embargo, creo justo manifestarle que dentro de unos meses verá la luz mi primera novela de ciencia-ficción en un volumen y la Facultad de Medicina se hallará identificada indirectamente con él.
—¿Es una buena obra? —me preguntó el decano a su vez. —En la editorial « Doubleday» así lo creen —respondí cautelosamente. —Entonces —decidió el decano—, me encantará identificarme con él. Y así fue. En los años transcurridos desde entonces, nadie de la Facultad se ha opuesto a mis escritos de ciencia-ficción, al menos delante de mí, y, que yo sepa, tampoco a espaldas mías.

En mi cerebro tuvo lugar otra crisis cuando empecé a publicar libros científicos. En 1952, fui coautor de un libro de texto de bioquímica para estudiantes de Medicina, y desde aquella época he publicado muchos libros científicos sobre una amplia variedad de temas.
Al principio, pensé que tal vez resultaría mejor usar un seudónimo. —Vamos, Asimov —murmuró a mi oído, un editor fantasma—, no podemos arruinar la venta de un libro serio, haciendo que sus probables lectores digan: « Esta obra no puede ser buena, ya que la ha escrito ese autorzuelo de ciencia- ficción» .

Me dispuse a librar batallas homéricas, pues decidí firmar con mi nombre todos mis libros. (En primer lugar, me gusta mi nombre; en segundo, soy una persona centrada en sí misma; en tercero, me siento orgulloso de la ciencia- ficción y de mi lugar en la misma, por lo que no deseo que se la insulte).

¡Ay! Las batallas homéricas no se libraron jamás. Ningún editor, ni uno solo, se opuso nunca al halo que la ciencia-ficción ha puesto alrededor de mi cabeza. Incluso observé que, en muchos casos, las minúsculas biografías insertas en las solapas de mis libros científicos mencionaban mi cualidad de autor de ciencia- ficción como prueba de que yo era un escritor de calidad.

Lo cual me condujo al bastión final de la posible falta de apreciación de la gente en general. La buena ciencia-ficción, al fin y al cabo, atrae a las minorías, de eso no hay duda. Las válvulas de escape que, necesariamente, debían de atraer a un auditorio más vasto y variado, tenían que descartarse. Esta razonada conclusión quedó destruida con la llegada de la era espacial en 1957. De repente, el público en general y hasta la parte menos culta de ese público, se sintió profundamente interesado por los temas más extraños. Y empezaron a desear leer artículos relativos a los asuntos situados en las fronteras de la Ciencia, y asentirse cada vez más atraídos por los relatos de ciencia-ficción.

De nuevo encontré que mis antecedentes como autor de ciencia-ficción no obstaculizaban en nada mi carrera; al contrario, la ayudaban. Me pidieron que escribiera diversos artículos que unos años atrás no me habría atrevido a escribir siquiera. Fingiendo indolencia, los escribí y no tardé en descubrir que, a pesar de conservar mi puesto en la Facultad, tenía que abandonar la enseñanza. Y ahora me he convertido en un escritor profesional.

¡Qué distinta es la situación de ahora a la de 1949, por ejemplo! Entonces, yo estaba convencido de trabajar en completa oscuridad, y que si se me formulaba la pregunta ¿Hay alguien ahí? con respecto a mis lectores, la respuesta procedería de un inmenso vacío:
—Solamente nosotros, los partidarios de la ciencia-ficción, Asimov. Mas ahora, cuando considero la larga lista de escritos diversos de los que soy responsable (todos basados en mi reputación como escritor de este género literario), sé que la respuesta sería muy diferente y halagüeña para mí.

Y para completar el círculo, de nuevo estoy en « Doubleday» , donde se publicó mi primera novela. Estos caballeros están totalmente dispuestos a publicar una colección de mis artículos dispersos en multitud de revistas, revisados y puestos al día. Varios de dichos artículos tratan de temas de ciencia, algunos de cálculos y especulaciones, y otros de ciencia-ficción..., las tres patas de mi trípode.



ISAAC ASIMOV ha escrito alrededor de 350 libros sobre innumerables temas. Ha sido llamado « el Balzac de la ciencia y de la ciencia-ficción» (Publishers Weekly) y es tal vez el más conocido y, ciertamente, el más apreciado de todos los autores de ciencia-ficción. Su « ingenio, sabiduría y sentido de lo maravilloso» (Washington Post) ha hecho que se vendiesen en todo el mundo más de diez millones de ejemplares de sus obras. Su Trilogía de la Fundación ganó un premio Hugo como « la mejor serie de ciencia-ficción de todos los tiempos» , y Los Límites de la Fundación, cuarta obra de la serie, ganó también un Hugo como mejor novela de ciencia-ficción de 1982.


DESCARGAR

PLATILLOS VOLADORES DE HITLER. UNA GUÍA DE LOS DISCOS VOLADORES ALEMANES, DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. AUTOR STEVENS

PREFACIO (del autor… Stevens) Este libro, es una guía en el mundo de los discos alemanes de vuelo (discos voladores). Usted ha tomado esta guía, porque usted desconoce, que los alemanes produjeron platillos voladores durante la segunda guerra mundial. Los fundamentos de ésto, serán revelados a usted en las páginas siguientes.

 La aventura le aguarda. Por otra parte, usted no puede buscar nada más, que una explicación racional del fenómeno OVNI. El fenómeno OVNI, implica avistamientos de objetos no identificados que vuelan. Esto significa que cualquier objeto no identificado de vuelo es un OVNI, sin importar su origen. Porque el objeto es no identificado, la fuente de origen del objeto es también indeterminada. Solamente un salto de fe, puede conectar OVNIs (OVNIS) con un origen extraterrestre. Una hipótesis radical tal como un origen extraterrestre de OVNIs requiere una prueba abrumadora, para que sea generalmente aceptada. 

Ninguno de tales pruebas extraterrestres abrumadoras, se ha ofrecido. Siempre se tiene el caso detenido para escrutinio polorior. No se ha producido ningún estrellamiento por parte de alguna nave extraterrestre y que haya sido aceptada dentro o fuera del gobierno. Asimismo, ningun cuerpo extranjero o extraterrestre se ha encontrado. Ninguna cultura extraterrestre, o extranjero ni de tecnología extraterrestre ha sido develada siem por alguien. No hay simplemente evidencia real en todo el fenómeno OVNIs que se ligue con una fuente extraterrestre. Por lo tanto, ningún salto fe o especulación debe ser hecho. Necesitamos comenzar todo de nuevo otra vez. Todas las explicaciones terrenales racionales necesitan ser agotadas antes de que cualquier teoría extraterrestre se ponga adelante. Desafortunadamente, la verdad simple es esa, para la mayor parte, de la investigación OVNI ha hecho un salto de rana y se le ha dado una explicación extraterrestre, sin antes y siempre, hasta agotar una adecuada explicación de origen terrestre. Esta situación es exclusiva de cada persona sin importar su fondo o educación. Se aplica a charlatanes en OVNIS, así como a científicos anteriores de la NASA con Ph.D.s. Ésta es la condición de nuestro estado de asuntos actual en el mundo de los OVNI (OVNIS). Déjenme exponer esto. Por más de cincuenta años, la investigación de los OVNI ha sido fundamentalmente incorrecta. Una tentativa apropiada de explicar el fenómeno de los OVNI, implicaría una acumulación de evidencia y entonces buscar la explicación, procediendo primero de las soluciones simples, que implican hechos sabidos de condiciones y posibilidades hasta agotar las tesis totalmente, antes de dar explicaciones, a las condiciones , o entidades que se postulan referente al hecho. Solamente después, cuando los hechos sabidos nos dan un resultado, nosotros podríamos decir que la explicación va más allá del postulado inicial y de nuestro reino de la experiencia. Incluso entonces, no es una idea que puede caber en los hechos observados, pero que en evidencia en sí misma no se puede aceptar como hecho hasta que se prueba. Ésto no es nada nuevo. Ésta es simplemente la prueba de la lógica y de la ciencia de la manera de explicar cosas nuevas de la realidad. Este método es la fundación de nuestra cultura tecnológica occidental moderna. Desafortunadamente, la investigación en el campo de los fenómenos de los platillos voladores, nunca ha tenido en mente este principio para emprender la investigación. 


Cada vez más, con frecuencia, a los OVNIs se les ha atribuido a una fuente extraterrestre por los medios, o “atestiguan”, como un tipo de reacción automática a que son fenómenos extraterrestres. Si uno ve algo, para lo cual no se tiene ninguna referencia anterior, entonces debe ser extraterrestre. A través de los años los avistamientos tienen casos como “encuentros,” “abducciones.” Tales informes están aumentando así como el uso de la hipnosis de la regresión substituye el método científico para encontrar la verdad. Los mismos individuos a menudo han repetido “experiencias” que llegan a ser más extrañas que las abducciones. Si no se ha hecho ninguna investigación verdadera referente a los fenómenos de los OVNI, entonces ¿cómo la teoría extraterrestre, se ha arrastrado en cultura popular?.
Una simple respuesta, son los medios. Los medios aman a los extraterrestres.
¿Por qué?
Es porque la hipótesis extraterrestre es comercial. Vende copias. Si hacemos una mirada justa, en el número de los libros vendidos por este tema, revistas, películas y programas de la televisión dedicados a esta explicación. Mire usted quizá cuantos ha comprado de ellos. El gobierno en sí mismo es otra respuesta. La palabra “gobierno”, aquí mencionada,significará básicamente el gobierno de los Estados Unidos de América pero incluirá a veces otros gobiernos, según se especifique.
El gobierno ha utilizado los “platillos que vuelan” para cubrir las pruebas de aviones secretos. Utiliza el término (OVNI-extraterrestre) adecuadamente. Cuando se dice que un OVNI ha sido visto por los civiles, es un procedimiento controlado. Este es el procedimiento que siembra o anima a testigos que exponen su avistamiento para que le den un origen extraterrestre. El gobierno puede igualar y vaya en cuanto, para financiar la programación y los programas de la televisión que se dedicaron a esta explicación. Después de todo, una parte enorme de la Cia. consume el presupuesto de la gente americana para guardar el secreto.
Sin embargo, los americanos no son los primeros que se engañarán, pues veremos, en la mayoría de los casos, cualquier hipótesis extraterrestre es aceptable a manipulantes del gobierno, especialmente si es tan ridículo, que de los mismos testigos para arriba se desacreditan . El gobierno está tan acertado en el que el asunto entero de los OVNIs se ha convertido en algo así como una broma. Esto se hace deliberadamente. Así, gente seria con ese “algo que perder” está asustada y puede estancar sus reputaciones en público al referirse a su experiencia de los OVNIs, y no les interesa si es verdadero.
En este punto, el gobierno ha alcanzado su propósito, el cuál es desacreditar y suprimir toda la investigación seria en los OVNIs.
Supuestamente, la investigación de los OVNI se ha dejado, una gran organización y bien financiada.
El más grande de éstos es MUFON, que en ingñés significa (RED DE OVIS MUTUA). Esta organización “entrena” a la gente para divulgar avistamientos, entonces recoge los datos y los organiza usando una cierta clase de multi-variante análisis, en algo significativo. Sobre los años MUFON ha tenido la oportunidad de recoger y “organizar “ millares de avistamientos en algo significativo. En realidad, la información se organiza en un galimatías. Después de que un trozo de conocimiento se ha estudiado y se ha organizado. Generalmente, ciertos hechos o por lo menos las generalizaciones pueden tener forma espigada en esta clase de trabajo. En sus cincuenta años de existencia no ha aportado nada fundamental. ¿Este MUFON nos ha proporcionado algo?.
Nos han provisto de nada. Alguien una vez dijo, que MUFON es realmente un calabozo en el cual la información se atrae y no tiene la energía de escaparse de su posesión. Volveremos a MUFON y explicaremos este razonamiento más adelante en otro punto.
Si debemos buscar alguna explicación verdadera del fenómeno del OVNI, debemos hacer una ruptura limpia con el pasado. Debemos ir de nuevo a los fundamentos de la simplicidad y la lógica. Una pregunta básica es ésta: ¿podríamos los seres humanos ser capaces de hacer máquinas no identificadas que vuelen? ¿y que han sido vistas en abundancia en el cielo desde la segunda guerra mundial, hasta nuestros días?. Conteste a esa pregunta negativamente, y esta no es ninguna razón de postular un origen estraterrestre para los OVNIs. Un propósito de este libro es dar a ustedes algo nuevo a este tema. Una descripción en el estudio de los discos alemanes de vuelo. Este tema, no está desunido repecto al espectro de búsqueda de avistamientos y abducciones. Hay hechos verdaderos en este campo. Hay gente verdadera con verdaderos nombres, historias y diseños de verdaderos platillos voladores. Otro propósito es dar al lector las referencias, sobre las cuales las declaraciones en este libro se basan. Puede entonces usted investigar, los asuntos de interés particular más detalladamente. La metodología de la investigación es directa. Escucharemos lo que es demandado sobre los platillos alemanes por alemanes de esas épocas o de otros individuos que están en una posición para saber algo más sobre este asunto. Entonces procuremos verificarlo usando una fuente histórica independiente. Corroboración de otras fuentes independientes, especialmente de los testigos, son también aceptables e importantes. Las fotografías son importantes, pero hoy en día los cuadros pueden ser manufacturados en una computadora. Fotos bien documentadas que se aparecen antes de la era del ordenador moderno quizás son lo mejor. También, las fotos acompañadas con los negativos se pueden considerar mejores documentos que ésos sin negativas. Los documentos del gobierno pueden ser grandes fuentes de confirmación.
Desafortunadamente, los gobiernos no pueden ser confiados ya que históricamente se procur manipular la investigación de los OVNI. Por lo tanto, estas fuentes no conviene utilizarlas. Lo mejor es formular ideas, pero confirmarlas primero con fuentes independientes.
Políticamente, el tiempo está en nuestro lado. Desde que cayó el muro de Berlín, más investigadores alemanes están en público con sus resultados e investigaciones. Hay más libertad ahora para investigar este tema que en cualquier momento,en los últimos sesenta años. Como ajustes de cada pedazo en el rompecabezas, el consenso de la aceptación pública crece, acepta y reconoce la realidad de los discos de vuelo alemánes.
Todo lo que realmente tenemos que hacer es encontrar los pedazos, los confirmamos y los ponemos juntos. La verdad emergerá por sí mismo y ningún interés especial de cualquier clase, podrá negar esta verdad básica.
El escritor de este libro no es una autoridad. Nuevas aserciones hechas en este libro acerca de los platillos alemanes será acompañado con la documentación. Aserciones hechas por otras personas será
acompañado con sus referencias. Este libro brevemente roza la mayor parte de los hechos, las ideas, los escritores e investigadores en este campo. Con las fuentes dadas, el lector podrá confirmar la veracidad de la posición que se puso adelante, independientemente. En un intento por explicar el campo de los platillos alemanes, alguien nuevo en esta materia es necesario.
Primero, discutiremos la situación dentro del tiempo de guerra de Alemania. Entonces, seguirá la discusión referente a fuentes confiables en este campo. Una descripción de los discos alemanes de vuelo seguirá. Finalmente, varias clases de pensamiento de escuelas en este campo serán presentados en una discusión, junto con algunas probabilidades y extremos que no calzan en el patrón. En ese punto, la disposición de la posguerra del platillo alemán, y la tecnología serán discutidas antes de concluir con algunos pensamientos.

Una reunión de la Alemania temprana de los pioneros pioneros del cohete, incluyendoRudolph Nebel en la izquierda,Hermann Oberth, a la derechadel cohete, Klaus Riedel,sosteniendo el cohete pequeño, y detrás de él el apuesto jovenwernher von Braun

.
Después de la subida de Hitler, von Braun se encontrará con un nuevo círculo de conocidos, así como un nuevo complejo de investigación en Peenemunde.
Cuando el A-4 ya estuvo terminado, los SS maniobraron para tomar el control del arma del ejército alemán. Debajo, un impresionado Heinrich Himmler, estando parado al lado de Walter Dornberger, marca su primera visita a Peenemunde en abril de 1943. Un extenso de la fábrica llamado el Mittelwerk fue construido en las montañas de Harz para encubrir y protejer la producción del cohete contra bombarderos aliados. Debajo, una vista a uno de las galerías subterráneas. La inteligencia aliada podía identificar los “sitios de despegue” que se diseñó originalmente para lanzar el V-1. Mientras que la operación Crossbow destrailló millares de bombarderos contra otros sitios, los alemanes mientras tanto cambiaban a más flexibiñidad, y discresión, los métodos del lanzamiento.


Cuando el A-4 ya estuvo terminado, los SS maniobraron para tomar el control del arma del ejército alemán. Debajo, un impresionado Heinrich Himmler, estando parado al lado de Walter Dornberger, marca su primera visita a Peenemunde en abril de 1943. Un extenso de la fábrica llamado el Mittelwerk fue construido en las montañas de Harz para encubrir y protejer la producción del cohete contra bombarderos aliados. Debajo, una vista a uno de las galerías subterráneas. La inteligencia aliadapodía identificar los “sitios de despegue” que se diseñó originalmente para lanzar el V-1. Mientras quela operación Crossbow destrailló millares de bombarderos contra otros sitios, los alemanes mientras
tanto cambiaban a más flexibilidad, y discreción, los métodos del lanzamiento.



El bunker gigantesco en Wizernes, Francia para el almacenaje del V-2 después de absorber 14 ataques aliados. El bunker es hoy un museo del gobierno francés llamado La Coupole. Contiene los originales del V-l y del V-2 y las pistas de despegue.



CASO PUEBLA.AUTOR: ALFONSO SALAZAR MENDOZA

Del libro “Ovni Estrellado en Puebla”

Autor: Alfonso Salazar Mendoza
Mina Editores


Hacia las 5:55 y 6:05 de la mañana de aquel 29 de julio de 1977, decenas de personas pudieron observar sobre el cielo de la capital mexicana, tres luces que volaban a gran velocidad, las cuales llevaban una dirección de Sur a Norte. Las primeras personas que tuvieron oportunidad de observar tan singular espectáculo, eran los jóvenes que esperaban una ficha para realizar el examen de la E.N.E.F. (Escuela Nacional de Educación Física), que junto con sus padres, en algunos casos quedaron sorprendidos.


Aquel fue el primer reporte de avistamiento, también los trabajadores de Mexicana de Aviación que realizaban trabajos en la parte alta del edificio, notificaron el paso de los OVNIs.




Cabe mencionar que las publicaciones que dieron seguimiento al caso, desde su inicio hasta su supuesta terminación, fueron las revistas “Contactos Extraterrestres” y “Duda”. Los reportes sobre el avistamiento seguían llegando, tanto a las oficinas de redacción como a varios periódicos, que posteriormente veremos aportaron mucha información que no fue dada a conocer en las citadas revistas.

Los reportes se sumaron de zonas de la ciudad como: Villa Coapa, Estadio Azteca, Palacio de los Deportes (lugar donde estaban reunidos los aspirantes a la Escuela de Educación Física), zona de Xola e Insurgentes. En la esquina de estas calles, la Srita. Patricia Robles afirmó que pudo observar el paso en el cielo de tres luces, las cuales parecían que llevaban una competencia entre ellas. Como se sabe, casi el 90% de los mexicanos a esas horas ya están en camino a sus trabajos, y tomando en cuenta el tamaño de la Ciudad de México, el número de testigos del paso de los OVNIs, del 29 de julio, debió sumar cientos de personas.

Desde el aeropuerto, que por años ha sido punto neurálgico de observación y vigilancia del área del Valle de México, aquella mañana no iba a ser la excepción; según un reporte, la Comandancia del Aeropuerto fue puesta en aviso de los hechos ocurridos sobre la Ciudad de México.

Pero ¿qué era lo que exactamente habían visto?
El 99% de los testigos afirmaron haber observado tres esferas plateadas que irradiaban gran luminosidad, las mismas se desplazaban muy rápido en el cielo y dejaban tras de sí una especie de estela.

Dos fotografías correspondientes a la película tomada por Abel Salazar
Revista “Duda” del 3 de mayo de 1978


Para los testigos de este fenómeno era claro que aquello que observaron no era ni un avión ni un helicóptero, ni un meteoro, ni mucho menos como la afirma un escéptico, parte de un cohete impulsor ruso que escogió la República Mexicana; pasearse por varios estados de la misma, realizar competencias con otros restos de cohete y estrellarse antes de dejarse ver por tripulantes de un jet argentino de pasajeros. Increíble ¿no?

Pero la actividad OVNI no sólo se llevó a cabo dentro de la ciudad y sus alrededores; los OVNIs estuvieron activos en esa semana y en la subsecuente.
En el periódico “Excélsior” de fecha 31 de julio de 1977 fue publicada la siguiente noticia, que posteriormente coincidió con los OVNIs observados en la Ciudad de México:
Testimonios de que vieron OVNIs en Córdoba, Ver Córdoba, Ver. 30 de julio.

Objetos voladores no identificados (OVNIS) fueron vistos en el cielo de esta población según reporte hecho por varios testigos ante las autoridades de la población. De acuerdo con lo señalado eran siete los aparatos que sobrevolaron dejando una estela luminosa. Vecinos de la zona “Dos Caminos” indicaron que los OVNIs primero eran tres, pero posteriormente se sumaron cuatro más.

En el Club Campestre Cordobés, se informó que el fenómeno no es nuevo, pero que durante este día no se había visto nada.- León Ruiz Ponce (Corresponsal).
Como puede leerse, también en Veracruz se observaron OVNIs, y lo que más llama la atención, es que la descripción de los observadores en Veracruz es muy similar a los vistos en la Ciudad de México, léase la parte: “ERAN SIETE APARATOS QUE SOBREVOLARON DEJANDO UNA ESTELA”.

Los OVNIs que sobrevolaron el D.F. esa mañana, eran exactamente iguales a los descritos en la nota periodística. Los reportes, como lo indicamos, se empezaron a agrupar en las redacciones de varios periódicos, entre ellos:
La Prensa, El Sol de Mediodía, Ovaciones 2ª. Edición, El Nacional y Excélsior, en los mismos se comunicaba el avistamiento masivo y en días posteriores se conocieron pormenores del choque del OVNI.

Dentro de la historia del fenómeno OVNI, que se recuerde, nunca antes tantos medios escritos como electrónicos, dieron tanto tiempo y espacio sobre el tema. Inclusive la noticia se difundió también a través del noticiero de Televisa “Hoy Mismo” con Guillermo Ochoa.








La filmación de los OVNIs
Aquella mañana del 29 de julio de 1977 muchos elementos se conjugaron para que este caso mexicano fuera el caso perfecto, el equipo técnico de Estudios América se encontraba por el sur de la ciudad, en la zona de Villacoapa y el equipo en sí tenía que filmar algunas escenas del amanecer, de lo que sería el final de la película “Picardía Mexicana”, la cual era dirigida por el desaparecido Abel Salazar. Los participantes de las últimas escenas eran el cantante Vicente Fernández y la actriz Jacqueline Andere, los acompañaba el escritor del libro Armando Jiménez.

El equipo técnico, camarógrafos, microfonistas, iluminadores y demás personal se les envió a la parte alta de la casa, a la azotea, para que realizaran la filmación del amanecer, que sería incluido en la película.

Los profesionales esperaban captar las primeras luces del nuevo día, cuando de pronto uno de los técnicos detectó visualmente una especie de explosión al sur de la ciudad.
Todos los presentes, asombrados, trataron de buscar la fuente de aquella explosión en el cielo; inmediatamente observaron tres objetos a gran velocidad que se dirigían de Sur a Norte, los mismos eran, según los testigos, de forma esférica, irradiaban gran luminosidad. Los tres objetos, al parecer, realizaban una carrera, los OVNIs se alcanzaban y se rebasaban ante el asombro de todos y acertadamente el Sr. Abel Salazar ordenó inmediatamente al camarógrafo que filmara aquellos objetos; Javier Cruz, quien era el camarógrafo, obedeció la orden y logró uno de los testimonios más importantes en la historia del fenómeno OVNI, lograr filmarlos en pleno vuelo con película de 35 milímetros.



Posteriormente, según investigación de Fernando J. Téllez, unas 14 personas, aparte del director, los actores y técnicos pudieron ver perfectamente el paso de los OVNIs.
Los OVNIs son vistos por pilotos.

No sólo los OVNIs pudieron ser observados desde tierra o captados por los radares, también durante la mañana del 29 de julio de 1977 fueron vistos por las tripulaciones de aviones mexicanos y en especial por uno de Argentina. En el periódico “Diario de la Tarde” se informaba en su edición de esa tarde, en una nota firmada por el reportero Rubén Serratos Escamilla, que la tripulación de un avión Boeing 707 de Aerolíneas Argentinas, el cual volaba al sureste del país en la radial 60 a 500 kilómetros hacia el noroeste, exactamente sobre el estado de Oaxaca, pudieron observar un OVNI, el cual se desplazaba a gran velocidad sobre la radial 60 y que el mismo se empezaba a desintegrar.

La tripulación del Boeing 707 de Aerolíneas Argentinas, vuelo 371, estaba integrada por:
Comandante Sartori, Primer Oficial Hellou y el Segundo Oficial Betelu, el avión argentino había despegado del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”, y el encuentro con el OVNI lo tuvo sobre Oaxaca a las 8:55 de la mañana aproximadamente, ya que el comandante del 707 reportó a las 9 de la mañana el OVNI al Centro de México, en especial a RAMSA (Radio Aeronáutica Nacional S.A).
Los operadores de la Torre de Control del Aeropuerto afirmaron que los comandantes y tripulaciones de aviones de pasajeros de las líneas aéreas mexicanas, Aeroméxico y Mexicana, realizaron detallados informes y reportes sobre OVNIs observados en las zonas de las costas de Veracruz y Campeche.

A la vez, Radio Aeronáutica S.A., dio todo su apoyo para investigar las observaciones de OVNIs; en efecto, en una actitud que no se había presentado antes por un organismo gubernamental. Tuvo su excepción, tal vez, por tantos reportes dados por pilotos, que la autoridad aeronáutica tomó cartas en el asunto.

¿Chatarra espacial?
El 12 de julio de 1979 una noticia daba la vuelta al mundo, el laboratorio espacial norteamericano Skylab retornaba a la Tierra envuelto en llamas. En días previos la expectación era muy grande a nivel mundial, ya que no se sabía dónde iba a caer la gigantesca mole de trozos de metal. Ahora sabemos que casi el 99% del laboratorio cayó como un cometa brillante en la parte central y sureste de Australia.

En el año 1991 se presentó un estudio realizado por el especialista Don Bracions, sobre el total de materia (basura) que se encuentra en órbita alrededor de nuestro planeta y que va desde tornillos, guantes, pernos, hasta satélites que han terminado su vida útil y actualmente vagan por el espacio (son miles de toneladas).

La principal amenaza es para los transbordadores espaciales ya que se han encontrado y chocado, en algunas ocasiones, con estos restos y en ciertas misiones de han visto obligados a cambiar su ruta en el espacio.

Estos desechos son un universo de partes, tanto pequeñas como grandes, algunos impulsores de cohetes ya consumidos colisionan entre sí. En algunos casos estos artefactos tienen tendencia a estallar unos meses después de su uso, cuando la corrosión permite que los tanques de los mismos se deterioren al grado de que se mezclen los restos de diferentes combustibles, originándose una llama que los destruye.

Ruta del Kosmos 929 la mañana del 6 de agosto de 1977 (Europa)


Por ejemplo, en el año de 1986 explotó el impulsor de un cohete Ariane, de la Agencia Espacial Europea, y puso en órbita una nube de residuos que siguieron girando alrededor del planeta a una altura de 400 y 1300 kilómetros.

En todos los años de la carrera espacial se han puesto en órbita, entre satélites y basura espacial, más de 17,500 objetos construidos por manos humanas, los cuales van desde pocos centímetros hasta decenas de metros, como la estación espacial MIR. ¿Cómo es posible que el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio tenga un registro minucioso, si los choques entre restos de satélites y cohetes suceden con frecuencia, aumentándose el número de restos en el espacio?

Según los datos dados a conocer por el científico, el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio recurre a un programa computarizado que permite “predecir probables colisiones entre transbordadores y basura espacial”, estos encuentros previstos son comunicados a la NASA para su evaluación y se tratan de elaborar trayectorias que los eviten. ¿Cómo pueden tener clasificados más de 17,500 restos de objetos que vuelan en el espacio? ¿Cómo afirmar que el objeto que se vio acompañado de otros dos similares el 29 de julio de 1977 era chatarra espacial, si los dos días posteriores se observaron también en varias partes de la República Mexicana?

Como parte final de este tema daré cabida a la información dada a conocer por el científico español Eduardo Bonus, quien habla sobre la chatarra espacial:
Una nave que llevara un satélite de unos 100 kilos se podría romper, en un principio en 104}5 pedazos de un centímetro, en órbitas circulares muy bajas. El regreso de esos restos a la atmósfera puede producirse en pocos meses. A los 400 kilómetros de altura los objetos permanecerán en órbita un año. A los 800 kilómetros, unos 30 años y a los 900 kilómetros de altura seguirán dando vueltas durante 50 años, no sabiéndose con exactitud en qué lugar caerán. (Recuérdese que no se sabía el lugar donde caerían los restos del laboratorio espacial Skylab, en el año 1979).

¿Realmente se estrelló un OVNI en la Sierra de Puebla?
Este es el título de un artículo escrito por el investigador Fernando J. Téllez, publicado en la revista argentina “Cuarta Dimensión” núm. 51, que dirige mi buen amigo Fabio Zerpa.
En este artículo, Fernando J. Téllez (quien escribía en Contactos Extraterrestres) informaba de un avistamiento efectuado el 29 de julio de 1977 en el estado de Puebla y de la posterior explosión y caída del aparato en la sierra del mismo nombre.

En el número 66 de la citada revista y bajo el título “¿Qué pasó realmente en la Sierra de Puebla?, el grupo de coordinación documental de ONIFE daba un resumen del caso y comunicaba un hecho sensacional, pese a que los primeros investigadores in situ no encontraron nada, posteriormente habían aparecido muestras del supuesto OVNI estrellado.

En su segunda parte el informe ONIFE dice lo siguiente:
Tres personas (dos de las cuales son maestros de escuela) procedentes del pueblo Filomeno Mata (estado de Veracruz), redactaron una carta que decía: “Se trata de la explosión del OVNI, o artefacto, como podría llamársele, que se registró en el mes de julio de este año 1977, en la Sierra de Puebla, y del cual investigadores de Contactos Extraterrestres, después de organizar varias expediciones, nos informan no haber encontrado vestigio alguno, por lo que nos servimos gustosamente hacer de su conocimiento que lo que se dice de la “desintegración en chispas del aparato” es cierto.

Una de esas “chispas” fue rescatada después de hacer contacto con el suelo: se trataba de un pedazo de lámina cuyo material francamente desconocemos, las autoridades del MUnicipio de Jopala, Puebla, la guardan y conservan, y nos aseguran que al momento de recogerla permanecía en estado de elevada temperatura…”

Por supuesto, con la llegada de esta carta comenzó nuevamente la investigación, esta vez en el pueblo de Jopala, Puebla, que se encontraba dentro del posible trayecto del objeto.

El presidente del pueblo Sr. Antonio Hernández García, poseía un trozo de metal que había caído del cielo, el día de la explosión, el cual en un principio se negó a dar, pero tras varias peticiones y reiterada insistencia cedió un pedazo de la mencionada lámina. (A los investigadores Pablo Latapí –hoy periodista de TV Azteca- y al Sr. Héctor Chavarría –investigador escéptico).

Según declaraciones del Sr. Miguel Cruz (propietario del lugar donde cayó la pieza metálica), oyó una explosión un día del mes de julio (no recuerda exactamente el día), y cuando miró al cielo vio que caían cosas que iban echando humo; tuvo que apartarse, pues uno de los trozos casi le cayó encima. Cuando quiso recogerlo ya no pudo, ya que estaba sumamente caliente.

Según el informe proporcionado por el ONIFE, al analizar el tramo de metal caído del cielo, se encontró que estaba compuesto por:
0.28% de Carbono 
0.84% de Magnesio 
1.13% de Silicio 
0.77% de Cromo 
Materiales utilizados solamente en hornos que soportan grandes temperaturas, de acuerdo a los datos proporcionados por los investigadores que cubrieron el caso del OVNI en Puebla… un caso que estuvo ligado a una oleada en varias partes del mundo, un caso donde todavía existen cabos sueltos.
Lo que es real, es que el 29 de julio de 1977, varios Objetos Voladores No Identificados sobrevolaron el espacio aéreo mexicano, fueron detectados por las pantallas del radar, observados por tripulaciones de aviones nacionales y extranjeros, y lo que nos llama la atención es que uno de ellos se estrelló en la Sierra de Puebla.

Por ejemplo, en el año de 1986 explotó el impulsor de un cohete Ariane, de la Agencia Espacial Europea, y puso en órbita una nube de residuos que siguieron girando alrededor del planeta a una altura de 400 y 1300 kilómetros.

En todos los años de la carrera espacial se han puesto en órbita, entre satélites y basura espacial, más de 17,500 objetos construidos por manos humanas, los cuales van desde pocos centímetros hasta decenas de metros, como la estación espacial MIR. ¿Cómo es posible que el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio tenga un registro minucioso, si los choques entre restos de satélites y cohetes suceden con frecuencia, aumentándose el número de restos en el espacio?

Según los datos dados a conocer por el científico, el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio recurre a un programa computarizado que permite “predecir probables colisiones entre transbordadores y basura espacial”, estos encuentros previstos son comunicados a la NASA para su evaluación y se tratan de elaborar trayectorias que los eviten. ¿Cómo pueden tener clasificados más de 17,500 restos de objetos que vuelan en el espacio? ¿Cómo afirmar que el objeto que se vio acompañado de otros dos similares el 29 de julio de 1977 era chatarra espacial, si los dos días posteriores se observaron también en varias partes de la República Mexicana?

Como parte final de este tema daré cabida a la información dada a conocer por el científico español Eduardo Bonus, quien habla sobre la chatarra espacial:
Una nave que llevara un satélite de unos 100 kilos se podría romper, en un principio en 104}5 pedazos de un centímetro, en órbitas circulares muy bajas. El regreso de esos restos a la atmósfera puede producirse en pocos meses. A los 400 kilómetros de altura los objetos permanecerán en órbita un año. A los 800 kilómetros, unos 30 años y a los 900 kilómetros de altura seguirán dando vueltas durante 50 años, no sabiéndose con exactitud en qué lugar caerán. (Recuérdese que no se sabía el lugar donde caerían los restos del laboratorio espacial Skylab, en el año 1979).

¿Realmente se estrelló un OVNI en la Sierra de Puebla?
Este es el título de un artículo escrito por el investigador Fernando J. Téllez, publicado en la revista argentina “Cuarta Dimensión” núm. 51, que dirige mi buen amigo Fabio Zerpa.
En este artículo, Fernando J. Téllez (quien escribía en Contactos Extraterrestres) informaba de un avistamiento efectuado el 29 de julio de 1977 en el estado de Puebla y de la posterior explosión y caída del aparato en la sierra del mismo nombre.

En el número 66 de la citada revista y bajo el título “¿Qué pasó realmente en la Sierra de Puebla?, el grupo de coordinación documental de ONIFE daba un resumen del caso y comunicaba un hecho sensacional, pese a que los primeros investigadores in situ no encontraron nada, posteriormente habían aparecido muestras del supuesto OVNI estrellado.

En su segunda parte el informe ONIFE dice lo siguiente:
Tres personas (dos de las cuales son maestros de escuela) procedentes del pueblo Filomeno Mata (estado de Veracruz), redactaron una carta que decía: “Se trata de la explosión del OVNI, o artefacto, como podría llamársele, que se registró en el mes de julio de este año 1977, en la Sierra de Puebla, y del cual investigadores de Contactos Extraterrestres, después de organizar varias expediciones, nos informan no haber encontrado vestigio alguno, por lo que nos servimos gustosamente hacer de su conocimiento que lo que se dice de la “desintegración en chispas del aparato” es cierto.

Una de esas “chispas” fue rescatada después de hacer contacto con el suelo: se trataba de un pedazo de lámina cuyo material francamente desconocemos, las autoridades del MUnicipio de Jopala, Puebla, la guardan y conservan, y nos aseguran que al momento de recogerla permanecía en estado de elevada temperatura…”

Por supuesto, con la llegada de esta carta comenzó nuevamente la investigación, esta vez en el pueblo de Jopala, Puebla, que se encontraba dentro del posible trayecto del objeto.

El presidente del pueblo Sr. Antonio Hernández García, poseía un trozo de metal que había caído del cielo, el día de la explosión, el cual en un principio se negó a dar, pero tras varias peticiones y reiterada insistencia cedió un pedazo de la mencionada lámina. (A los investigadores Pablo Latapí –hoy periodista de TV Azteca- y al Sr. Héctor Chavarría –investigador escéptico).

Según declaraciones del Sr. Miguel Cruz (propietario del lugar donde cayó la pieza metálica), oyó una explosión un día del mes de julio (no recuerda exactamente el día), y cuando miró al cielo vio que caían cosas que iban echando humo; tuvo que apartarse, pues uno de los trozos casi le cayó encima. Cuando quiso recogerlo ya no pudo, ya que estaba sumamente caliente.

Según el informe proporcionado por el ONIFE, al analizar el tramo de metal caído del cielo, se encontró que estaba compuesto por:
0.28% de Carbono 
0.84% de Magnesio 
1.13% de Silicio 
0.77% de Cromo 

Materiales utilizados solamente en hornos que soportan grandes temperaturas, de acuerdo a los datos proporcionados por los investigadores que cubrieron el caso del OVNI en Puebla… un caso que estuvo ligado a una oleada en varias partes del mundo, un caso donde todavía existen cabos sueltos.

Lo que es real, es que el 29 de julio de 1977, varios Objetos Voladores No Identificados sobrevolaron el espacio aéreo mexicano, fueron detectados por las pantallas del radar, observados por tripulaciones de aviones nacionales y extranjeros, y lo que nos llama la atención es que uno de ellos se estrelló en la Sierra de Puebla.


Entrevista con Alfonso Salazar Mendoza
Julio 2007



Por Ana Luisa Cid
-Alfonso, a treinta años del caso Puebla ¿qué puedes aportar de nuevo?
-Lo nuevo es que ahora se puede consultar por Internet todo lo referente al satélite Kosmos 929, y la información nos dice que indudablemente lo que cayó en Puebla no fue el artefacto soviético, como supuestamente se los hicieron llegar a los escépticos en una carta del NORAD, que es el Comando de Defensa de los Estados Unidos.

-Entonces ¿tú qué crees que es el fragmento metálico que los investigadores escépticos rescataron en Jopala?
-Pues yo pienso que lo que rescató Héctor Chavarría es parte de un objeto volador no identificado y él está con la idea de que es un fragmento de un satélite ruso, pues está equivocado totalmente.

-¿En qué fundamentas tu opinión?
-En primera instancia porque hubo mucha movilización de ovnis en todo México, fue una semana de una oleada muy intensa y eso lo puedes verificar en la hemeroteca, para que veas la incidencia de los días anteriores y posteriores al suceso de Puebla, incluso en Colombia se supo de un caso muy parecido al de Carlos Antonio de los Santos, en el cual un objeto volador no identificado se puso cerca de una avioneta y el piloto quedó ciego, prácticamente estuvo abducido por estas supuestas inteligencias. Lo que corrobora que era un objeto volador no identificado es precisamente los reportes que tengo de personal aéreo, por citar algunos ejemplos:

a) El inspector Vallarta, quien todavía trabaja en Mexicana de Aviación, observó esa madrugada el sobrevuelo de los ovnis y afirma que cambiaron de rumbo para alejarse a la zona de Puebla, así que no conozco basura espacial que modifique su trayectoria en un ángulo de 45° y después se dirija a otra dirección.

b) Hace 8 meses, aproximadamente, hice una investigación con unos pilotos de helicópteros que estaban aquí en el aeropuerto. Uno de los capitanes me platicó que él había participado directamente llevando personal del gobierno de Puebla a sobrevolar lo que había caído y que él observó en un cerro un desgajamiento, al parecer de un objeto que se había estrellado ahí. Esto me llama la atención porque estamos hablando del testimonio de un capitán piloto aviador.

Otro dato relevante es que tres helicópteros de la Fuerza Aérea Mexicana, del tipo Bell 205, estuvieron sobrevolando la zona, con soldados, inclusive en el periódico La Prensa se hace referencia de esto. Cabe destacar que no eran de la NASA y todas esas historias que se tejieron alrededor. Los helicópteros pertenecían al ejército mexicano y, al parecer, tuvieron oportunidad de rescatar los restos del objeto

También hemos recuperado fotografías, que después te enviaré, de una expedición de la Dirección General de Aeronáutica Civil que participó activamente en la búsqueda del ovni. Además, el reconocido investigador Carlos Guzmán, director de CIFEEEAC y representante de MUFON en México, me dijo que observó unas fotos en las cuales se observan militares mexicanos recogiendo los restos de “algo” que pareciera haberse impactado.

-Retomando lo de los helicópteros militares ¿es verdad que estaban ahí por casualidad porque estaban realizando un operativo?
-Eso dicen los escépticos, que fue mera casualidad, pero ¿desde cuándo ellos creen en casualidades?

-En tu criterio ¿cuáles serían las posibles causas de que el ovni se cayera en la sierra?
-Creo que esos objetos no están exentos de sufrir accidentes, de tener averías propias. Cabe recordar otro caso parecido que sucedió en Bolivia, un año después, en 1978. Ahí un ovni se impactó contra el cerro El Zaire y se llevó medio cerro. Está documentado que algunos ovnis han caído en diferentes partes del mundo.

-¿Alrededor del caso se tejieron historias fantásticas?
- Sí, hasta se dijo que habían jugado una partida de fútbol con unos "seres"; que habían raptado a una antropóloga que realizaba trabajos en la sierra; y de otras "entidades" que habían visto en la población de Analco, o sea, se tejieron tantas historias, pero lo que es indudable es que algo cayó ahí y que el caso Puebla es de los más completos.

-¿Qué dice don Pedro Ferriz al respecto? Te lo pregunto porque colaboras con él y considero que su punto de vista es muy importante
-Don Pedro Ferriz Santacruz, el decano de la investigación ovni en México, afirmó que jamás se habían filmado ovnis en 35 mm y que ese documento pasaría a ser histórico. Esto lo dijo después de ver la película, ya que el fue el primer investigador en tener una copia del video de primera mano. Posteriormente él le obsequió una copia al Dr. Allen Hynek, el padre de la ufología mundial. Don Pedro amablemente me ha invitado a su programa de radio para exponer mis investigaciones y recientemente me dijo que el Dr. Hynek le comentó, en aquellas fechas, que había viajado a México para indagar todo lo posible sobre la caída de ese objeto, ya que no se trataba de un satélite ruso como se afirmó. Aquí cabe recordar que el Dr. Hynek era un científico norteamericano y asesor de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.



-¿El Dr. Hynek también determinó que era un ovni?
-Así es, él venía directamente a recabar todos los datos, porque según sus fuentes de información, en Estados Unidos, le habían comunicado que no era basura espacial.

-Si no era basura espacial ¿por qué los investigadores escépticos tienen una carta del NORAD donde se afirma lo contrario?
-Sinceramente no creo que el NORAD le haya respondido a esas personas. Los escépticos han realizado muchos fraudes, han filtrado información a los investigadores que llevan una trayectoria dentro de este tema y han falsificado videos, como lo reconocieron dos de ellos en un programa de Radio UNAM, de que el video del 6 de agosto había sido hecho por ellos. Yo en lo personal le escribí al NORAD y a la Embajada de Rusia, para solicitar informes de este caso y nunca se me respondió. Se me hace muy raro que ellos, creo que en menos de una semana, ya tuvieran una respuesta. Con los datos que tengo, considero que el caso de Puebla sigue abierto y la posición de afirmar que era el Kosmos 929 se viene abajo totalmente. Y así como éstas, son muchas las piezas que se van juntando de este enorme rompecabezas.





-¿Algún mensaje que quieras enviar a las personas que lean esta entrevista?
-Pues que revisen la información para que obtengan conclusiones propias y que en mi calidad de investigador y profesional de la aviación, no tengo duda de que en Puebla se estrelló un objeto volador no identificado, por tanto, considero que el caso sigue abierto.
-Muchas gracias Alfonso.
-De nada. Te agradezco por subir esta información a tu página.



















DESCARGAR

















 






DESCARGAR PDF